La historia del maíz

Todo el mundo come maíz, una aportación de los pueblos de Mesoamérica. Su historia comenzó hace nada menos que 7.000 años, en México.

Los campesinos fueron seleccionando las plantas hasta obtener los mejores granos, pero al mismo tiempo hicieron que el maíz se hiciera completamente dependiente del hombre, porque ya no podía reproducirse por sí mismo.

El maíz es mucho más que un alimento, es un seña de identidad para distintos pueblos.

La mitología maya, por ejemplo, cuenta que los primeros hombres fueron hechos con masa de maíz.

El maíz era tan importante, que en tiempos de cosecha no había guerras.

Y hoy en nuestro mundo globalizado, el maíz es un producto estratégico, pero también en forma de palomitas, un placer para niños y adultos, tal como lo fue de la misma forma hace miles de años. Porque las palomitas son una receta muy antigua.

De esto y mucho más te enterarás viendo este vídeo.

4 comentarios en “La historia del maíz

  1. Hombre, en mi casa el maiz siempre ha ido para las gallinas.
    Ahora si hablamos de “panochas”, eso ya es otra cosa, yo antes me las comia todas, pero ahora a mi edad poco, muy poco (en boca de Chiquito de la Calzada seria, no puedo, no puedo).
    Salud y suerte.

    1. Muy buenas, Gildo:
      También nuestras historias personales son parte de la historia del maíz.
      En mis recuerdos de pequeño, en Buenos Aires, las mazorcas o choclos, como las llamamos allá, estaban siempre en la sopa. Y en la noche de reyes dejábamos las barbas para que comieran los camellos.
      Saludos,

  2. Ooooppppsss, perdona Jorge .¿Tu también eres administrador de este blog, o estamos invadiendo terreno ajeno para hablar de nuestras cosas.
    A propositode las barbas, (artobizarra en euskera) yo me las fumaba.
    Un saludo

    1. Hola Gildo:
      También trabajo en este blog: pluriempleado que es uno.
      Pues fíjate como un mismo elemento se usa de manera diferente en distintas culturas. En Argentina no se fumaban las barbas, sino las hojas que envuelven a la mazorca y que llamamos chalas. Por cierto, acabo de ver en el diccionario que es una palabra de origen quechua. Con las chalas se hacen cigarros.
      Saludos,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *